“Dios nos ha bendecido al vivir en este precioso lugar. Nos ha dado una hermosa cordillera y bellos valles y campos desde los cuales cosechamos su amor”, fueron las palabras con las que el pastor James Tino nos dio la bienvenida al Servicio Especial realizado “a la chilena”, para conmemorar las fiestas patrias que el país celebra cada 18 de septiembre.

En la Misión Luterana Providencia recordamos un año más desde que esta tierra dio sus primeros pasos hacia la libertad, invocando al “Padre que creó este territorio, al Hijo como redentor y único camino y al Espíritu Santo que nos guía hacia toda verdad”.

Entonamos cánticos y elevamos oraciones en agradecimiento a Dios por la independencia de este pueblo y por la oportunidad de reunirnos como comunidad cristiana. Después del culto pudimos disfrutar de las tradiciones revividas de manera especial durante la efeméride.

El reverendo Tino junto a su esposa Liisa, vestida de “huasa”, intentaron enseñarnos a bailar cueca, la danza nacional.

La mayoría de los participantes respiró por primera vez el aire festivo que se apodera de la nación durante tan importante fecha, pues un número significativo de inmigrantes venezolanos forma parte de nuestra congregación.